Artículos

Bonos de guerra de EE. UU.

Bonos de guerra de EE. UU.



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La última vez que Estados Unidos emitió bonos de guerra fue durante la Segunda Guerra Mundial, cuando el pleno empleo chocó con el racionamiento, y los bonos de guerra se vieron como una forma de sacar dinero de la circulación y reducir la inflación. Bonos de guerra después del ataque japonés a Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941. Conocidos como títulos de deuda con el propósito de financiar operaciones militares durante tiempos de guerra, los bonos arrojaron un rendimiento de tan solo 2.9 por ciento después de un vencimiento de 10 años. con un ingreso medio durante la Segunda Guerra Mundial significaba ganar alrededor de $ 2,000 al año. También se pueden comprar sellos, a partir de 10 centavos cada uno, para ahorrar para el bono.El primer Bono de Ahorro de EE. UU. Serie "E" fue vendido al presidente Franklin D. Roosevelt por el secretario del Tesoro, Henry Morgenthau. Los bonos de guerra en realidad eran un préstamo al gobierno para ayudar a financiar el esfuerzo de guerra. El Comité de Financiamiento de Guerra estaba a cargo de supervisar la venta de todos los bonos, y el Consejo de Publicidad de Guerra promovió el cumplimiento voluntario de la compra de bonos. En nombre de la defensa de la libertad y la democracia estadounidenses, y como refugio seguro para la inversión, se instó continuamente al público a comprar bonos. Se hizo un llamamiento emocional a los ciudadanos a través de la publicidad. La campaña de bonos fue única en el sentido de que tanto el gobierno como las empresas privadas crearon los anuncios. Aquellos que contribuyeron con espacios publicitarios sintieron que estaban haciendo aún más por el esfuerzo bélico; luego hubo organizaciones que crearon sus propios anuncios de bonos de guerra para reflejar su patriotismo. En sus anuncios, la Bolsa de Valores de Nueva York instaba a los compradores a no cobrar sus bonos. Durante los primeros tres años del Programa de Ahorros de Defensa Nacional se donaron más de 250 millones de dólares en publicidad. Los bonos se convirtieron en el canal ideal para que aquellos en el frente interno contribuyeran a la defensa nacional. Se llevaron a cabo mítines de bonos en todo el país con celebridades famosas, generalmente estrellas de cine de Hollywood, para mejorar la efectividad de la publicidad. Estrellas de Hollywood tan populares como Greer Garson, Bette Davis y Rita Hayworth completaron siete giras en más de 300 ciudades y pueblos para promover los lazos de guerra. El bombardeo de bonos "Stars Over America", en el que participaron 337 estrellas, superó su cuota y obtuvo $ 838,540,000 en bonos. Un cartón promocional tenía ranuras para 75 trimestres, lo que equivale a $ 18,75. Los clubes, organizaciones, cines y hoteles locales también hicieron su parte con sus propios anuncios. Luego, el 6 de junio de 1944, se celebró el Día D civil, cuando miles de anuncios volaron desde el cielo sobre Chicago para captar la atención y los corazones de los potenciales. contribuyentes. Esos sellos, a partir de 10 centavos cada uno, se intercambiaron con la organización nacional para la compra de bonos de guerra. Norman Rockwell creó una serie de ilustraciones en 1941 que se convirtieron en una pieza central de la publicidad de bonos de guerra. El Saturday Evening Post los reprodujo y distribuyó, con la aprobación del público. Famoso por su "God Bless America", escribió una canción titulada "Any Bonds Today?" y se convirtió en el tema principal del Programa de Ahorros de Defensa Nacional del Departamento del Tesoro. Las famosas Andrew Sisters estuvieron entre los principales intérpretes de esta canción histórica. Uno de los eventos individuales más exitosos fue una transmisión de radio maratón de 16 horas en CBS, durante la cual se vendieron cerca de $ 40 millones en bonos. El maratón contó con la cantante Kate Smith, famosa por su interpretación de "God Bless America". El patriotismo y el espíritu de sacrificio se pueden expresar con la compra de bonos de guerra. Millones se unieron al esfuerzo de bonos de guerra. El mundo del deporte también hizo su parte, celebrando juegos especiales de fútbol y béisbol con un bono de guerra como precio de entrada. Cada uno de los equipos llegó a batear seis veces en el mismo juego de nueve entradas. Su puntaje final fue de los Dodgers 5, Yankees 1 y los Giants 0, y El gobierno de los EE. UU. era $ 56,500,000 más rico en ventas de bonos de guerra. Al final de la Segunda Guerra Mundial, el 3 de enero de 1946, las últimas ganancias de la campaña Victory War Bond se depositaron en los EE. UU. Esos increíbles resultados, debido a los esfuerzos de venta masiva de ayudar para financiar la guerra, nunca se han igualado desde entonces. El bono de la Serie E se retiró el 30 de junio de 1980, cuando el bono de la Serie EE lo reemplazó, y el Bono de Guerra pasó a la historia.


Bonos de guerra de EE. UU. - Historia

Las campañas para alentar a los estadounidenses a comprar bonos del Tesoro de Estados Unidos para financiar la Primera y la Segunda Guerra Mundial se conocieron como campañas de bonos de guerra. Debido a que los medios de comunicación (radio, periódicos y revistas) dieron a conocer la importancia del apoyo de todos los ciudadanos en el esfuerzo de guerra, las campañas tuvieron éxito. Durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno federal recaudó $ 5 mil millones a través de la venta de Liberty Bonds. Entre noviembre de 1942 y diciembre de 1945, los estadounidenses invirtieron en aproximadamente $ 150 mil millones en bonos para financiar la Segunda Guerra Mundial.

Durante la Primera Guerra Mundial, los habitantes de Oklahoma respondieron a la llamada suscribiéndose en exceso en cada una de las cuatro campañas de Liberty Loan, así como en la última campaña, conocida como Victory Liberty Loan. El 24 de abril de 1917, se aprobó la Primera Ley de Préstamos Liberty, que autorizaba al Departamento del Tesoro a emitir bonos y otorgaba préstamos a las potencias aliadas. Pres. Woodrow Wilson nombró al periodista George Creel para que desarrollara una campaña de propaganda para inducir a los estadounidenses a comprar bonos. Aparecieron carteles que mostraban a los alemanes cometiendo atrocidades como quemar casas y destruir ciudades. Abundaban los eslóganes, como "Compra bonos hasta que duela" y "Acércate o el Kaiser Will". Cualquiera que no apoyara el esfuerzo bélico era llamado "holgazán". Se utilizaron tácticas de mano dura, con amenazas de ser recogido por el "vagón de los holgazanes" o de ser ridiculizado en público, para obligar a los ciudadanos a comprar bonos. Después de que la Rebelión del Maíz Verde en Oklahoma resultó en publicidad negativa a nivel nacional, los habitantes de Oklahoma trabajaron diligentemente para superar la mala imagen suscribiendo en exceso las campañas de bonos. Por ejemplo, en la campaña final, los habitantes de Oklahoma se suscribieron a 33,3 millones de dólares, superando la cuota estatal de 30,7 millones de dólares.

Aparentemente, Oklahoma construyó el primer banco de sellos de ahorro de guerra del país. Dedicado el 11 de marzo de 1918, estaba ubicado al este de Broadway Street en el centro de Main Street en Oklahoma City. E. Richard Carhart, presidente de la campaña de bonos de guerra del condado de Oklahoma, originó la idea. El concepto continuó en otras ciudades de Oklahoma y en todo el país.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el secretario del Tesoro, Henry Morgenthau, Jr., creía que el ciudadano medio podía ayudar a ganar la guerra comprando bonos de guerra. Aprovechando el atractivo de la cultura popular, las estrellas de cine de Hollywood recorrieron los Estados Unidos y la cantante Kate Smith recaudó 39 millones de dólares a través de una transmisión de radio. En septiembre de 1942, la actriz Bette Davis asistió a varias manifestaciones de bonos en Oklahoma. Los personajes de dibujos animados Mickey Mouse y Popeye aparecieron en carteles. Se publicitaron ocho campañas de bonos, la última conocida como campaña Victory Loan, con referencia al apoyo a los militares. A partir de 1942, los estadounidenses podían comprar bonos a plazos mediante deducciones de nómina en sus lugares de trabajo. También se estableció un plan de cuotas para los niños. Podían comprar una estampilla de veinticinco centavos y pegarlos en un libro hasta que hubieran ahorrado los $ 18,75 necesarios para comprar un bono de veinticinco dólares.

A partir de la tercera campaña en 1943, Sidney C. Bray, gerente nacional de promoción de ventas de General Motors, fue nombrado director del Programa de Financiamiento de Guerra de Oklahoma. Estableció un comité estatal de voluntarios, principalmente banqueros. Se formaron comités de voluntarios en muchas ciudades y se pidió a los trabajadores del condado que hicieran un sondeo en las áreas rurales. Para llamar la atención del público, cada campaña comenzó con patadas de salida en todo el estado. Se llevaron a cabo concursos y se entregaron premios como cantinas alemanas confiscadas a las personas con las mayores ventas.

Para cumplir con la cuota de Oklahoma durante la cuarta campaña de bonos, el gobernador Robert S. Kerr proclamó el Día "U" ("devolver la U a los EE. UU.") El 14 de febrero de 1944. Las escuelas cerraron al mediodía para que los niños pudieran recorrer sus vecindarios. para obtener más suscripciones. Se pidió a los comerciantes que cerraran sus negocios alrededor del mediodía para que los empleados pudieran comprar bonos. Los bancos y las asociaciones de construcción y préstamos tenían empleados adicionales para manejar el aumento del volumen. Como resultado del esfuerzo intensificado, Oklahoma superó su cuota de $ 90 millones en $ 8 millones en la cuarta serie.

La venta de bonos continuó después de la Segunda Guerra Mundial y en el siglo XXI. Tras el ataque terrorista a las torres del World Trade Center en la ciudad de Nueva York el 11 de septiembre de 2001, el Departamento del Tesoro anunció que los fondos recaudados por la venta de bonos de ahorro de EE. UU. De la serie EE con la leyenda "Patriot Bonds" contribuirían a los esfuerzos del gobierno para combatir el terrorismo global.

Bibliografía

Documentos del gobernador, Robert S. Kerr, Archivos, Departamento de Bibliotecas de Oklahoma, Ciudad de Oklahoma.

William T. Lampe, comp., El condado de Tulsa en la Guerra Mundial (Tulsa, Oklahoma: Sociedad Histórica del Condado de Tulsa, 1919).

Charles W. Smith, "The Selling of America in Oklahoma: The First and Second Liberty Bond Drives", Las crónicas de Oklahoma 73 (invierno de 1995-1996).

Sooners in the War: Informe oficial del Consejo de Defensa de Oklahoma desde mayo de 1917 hasta el 1 de enero de 1919 (Ciudad de Oklahoma, Oklahoma: Consejo de Defensa del Estado de Oklahoma, 1919).

Carol H. Welsh, "'Back the Attack': The Sale of War Bonds in Oklahoma", Las crónicas de Oklahoma 61 (otoño de 1983).

Ninguna parte de este sitio puede interpretarse como de dominio público.

Copyright de todos los artículos y otro contenido en las versiones en línea e impresas de La enciclopedia de la historia de Oklahoma está en manos de la Sociedad Histórica de Oklahoma (OHS). Esto incluye artículos individuales (derechos de autor a OHS por asignación de autor) y corporativos (como un cuerpo completo de trabajo), incluyendo diseño web, gráficos, funciones de búsqueda y métodos de listado / navegación. Los derechos de autor de todos estos materiales están protegidos por las leyes internacionales y de los Estados Unidos.

Los usuarios acuerdan no descargar, copiar, modificar, vender, arrendar, alquilar, reimprimir o distribuir estos materiales, o vincularlos a estos materiales en otro sitio web, sin la autorización de la Sociedad Histórica de Oklahoma. Los usuarios individuales deben determinar si el uso que hacen de los Materiales se rige por las pautas de & quot; uso justo & quot de la ley de derechos de autor de los Estados Unidos y no infringe los derechos de propiedad de la Sociedad Histórica de Oklahoma como titular legal de los derechos de autor de La enciclopedia de la historia de Oklahoma y en parte o en su totalidad.

Créditos fotográficos: Todas las fotografías presentadas en las versiones publicadas y en línea de La enciclopedia de la historia y la cultura de Oklahoma son propiedad de la Sociedad Histórica de Oklahoma (a menos que se indique lo contrario).

Citación

Lo siguiente (según El manual de estilo de Chicago, 17a edición) es la cita preferida para los artículos:
Linda D. Wilson, & ldquoWar Bond Drives & rdquo La enciclopedia de la historia y la cultura de Oklahoma, https://www.okhistory.org/publications/enc/entry.php?entry=WA020.

& # 169 Sociedad histórica de Oklahoma.

Sociedad histórica de Oklahoma | 800 Nazih Zuhdi Drive, Oklahoma City, OK 73105 | 405-521-2491
Índice del sitio | Comuníquese con nosotros | Privacidad | Sala de prensa | Consultas del sitio web


Texto: Costo de las guerras estadounidenses antes y ahora

Al recopilar datos financieros sobre la breve participación de Estados Unidos y Rusia en la Primera Guerra Mundial, los historiadores pueden ver que se gastaron $ 334 mil millones en la lucha contra el enemigo (una cantidad ajustada para reflejar la inflación). Esa cantidad se elevó a 4,1 billones de dólares durante la Segunda Guerra Mundial. La disparidad en el gasto se explica parcialmente por el hecho de que los soldados estadounidenses lucharon solo durante un año durante la Primera Guerra Mundial, mientras que participaron activamente en la lucha durante los últimos 4 años de la Segunda Guerra Mundial. Cincuenta y cinco años después, el costo de la guerra ha sido mucho menor: de 1,5 a 1,7 billones entre 2001 y 2014, pero la guerra contra el terrorismo se prolonga durante un período de tiempo mucho más largo.

Considere estas cifras a la luz del Producto Interno Bruto y los presupuestos establecidos en cada generación representada. El gasto de guerra en primera instancia asciende al 14,1% y se eleva al 37,5% durante la Segunda Guerra Mundial. El gasto en defensa en los últimos 10 años, sin embargo, ha consumido más del 40% del PIB en su punto máximo.


El frente de casa

"No necesito repetir las cifras. Los hechos hablan por sí mismos. Estos hombres no podrían haber estado armados y equipados como están si no hubiera sido por el milagro de la producción aquí en casa. La producción que ha fluido del país a todos los Los frentes de batalla del mundo se han debido a los esfuerzos de las empresas estadounidenses, la mano de obra estadounidense y los agricultores estadounidenses, que trabajan juntos como un equipo patriótico ".
--Presidente Franklin D. Roosevelt, discurso del Día de la Marina, 27 de octubre de 1944

La formación de una fuerza armada fue solo una parte del esfuerzo de guerra de Estados Unidos. Esa fuerza tuvo que recibir los uniformes, armas, tanques, barcos, aviones de guerra y otras armas y equipos necesarios para luchar. Con sus vastos recursos humanos y materiales, Estados Unidos tenía el potencial de abastecerse tanto a sí mismo como a sus aliados. Pero primero la economía estadounidense tuvo que convertirse en producción de guerra.

El esfuerzo de producción de guerra trajo inmensos cambios a la vida estadounidense. A medida que millones de hombres y mujeres ingresaron al servicio y la producción creció, el desempleo prácticamente desapareció. La necesidad de mano de obra abrió nuevas oportunidades para las mujeres, los afroamericanos y otras minorías. Millones de estadounidenses dejaron sus hogares para buscar trabajos en plantas de guerra que surgieron en todo el país. La producción económica se disparó.

El esfuerzo de guerra en el "frente interno" requirió sacrificios y cooperación. "¿No sabes que hay una guerra?" era una expresión común. El racionamiento pasó a formar parte de la vida cotidiana. Los estadounidenses aprendieron a conservar recursos vitales. Vivieron con controles de precios, lidiaron con la escasez de todo, desde medias de nylon hasta viviendas, y se ofrecieron como voluntarios para trabajos que iban desde guardián de ataques aéreos hasta trabajadores de la Cruz Roja.


¿Qué puedo hacer si mi 1099 es incorrecto? & rarr

Use un apartado de correos para obtener un reembolso de impuestos y rarr

Verifique el saldo de un bono de ahorro del tesoro y rarr

  • El sitio web Treasury Direct tiene una base de datos en la que se pueden realizar búsquedas, pero solo contiene información sobre los bonos de la Serie E emitidos después de 1974.
  • Para saber si alguien canjeó un bono de la Segunda Guerra Mundial en particular, envíe un correo electrónico al Departamento del Tesoro de EE. UU. Incluya el número de serie del bono & # 8217s, la fecha de emisión, la denominación y el número de seguro social del propietario & # 8217s.
  • Si heredó un bono de ahorro, también tendrá que proporcionar una copia del certificado de defunción del propietario original.

Angela M. Wheeland se especializa en temas relacionados con impuestos, tecnología, juegos y derecho penal. Ha contribuido en varios sitios web y se desempeña como editora principal de contenido para un sitio web relacionado con la construcción. Wheeland tiene una licenciatura en contabilidad y justicia penal. Ha sido propietaria y ha operado su propio negocio de preparación de impuestos sobre la renta desde 2006.


En el mejor de los casos

Los bonos de guerra de la serie E emitidos en 1941 dejaron de devengar intereses 40 años después de su compra. Si heredó los bonos después de 1981, la fecha de vencimiento final, y la persona de la que los heredó o su patrimonio pagó el impuesto sobre los intereses acumulados, no tendrá que pagar impuestos sobre los bonos cuando tú los redimes. Pero asegúrese de obtener una copia de la declaración de impuestos presentada por el difunto o su patrimonio para tener prueba de que se pagó el impuesto.


Historia de los bonos de un vistazo

Historia del mercado de bonos de Estados Unidos:

La historia de los bonos en los Estados Unidos consta de múltiples períodos de emisión. Los mercados de bonos predominantes en los Estados Unidos se emiten en forma de bonos corporativos, bonos municipales y bonos del gobierno emitidos por el Tesoro de los Estados Unidos.

Los bonos son emitidos por instituciones financieras y organismos gubernamentales para recaudar dinero mediante la emisión de una "promesa". Por una tarifa, un individuo o corporación comprará un bono de una agencia emisora, la agencia emisora ​​utilizará el dinero para financiar un proyecto o llevar a cabo un objetivo. A su vez, el inversionista recibirá su reembolso más intereses una vez que el bono llegue a su fecha de vencimiento.

A través de la venta de Liberty Bonds, el gobierno de los Estados Unidos acumuló más de $ 21 mil millones de dólares de deuda que se pagaron después de la guerra. Sin embargo, el superávit obtenido de la emisión de los bonos no fue suficiente para cubrir la deuda de la guerra, por lo que los bonos se renovaron en letras (con vencimiento en menos de un año), pagarés (con vencimiento en menos de diez años) y bonos del gobierno. bonos emitidos (vencidos en más de 10 años). Estos bonos, pagarés y letras se pagaron posteriormente con regularidad hasta que los préstamos aumentaron durante la Gran Depresión.

Cambios en el mercado de deuda de Estados Unidos

El formato de subasta permitió que los rendimientos en cada vencimiento fueran utilizados por el público para incorporar una estrategia de inversión libre de riesgo. Como resultado de esta formación, se desarrollaron otras formas de bonos (como bonos municipales y corporativos) a través de un rendimiento sintético en proporción a las consideraciones crediticias.

El auge de los lazos

A medida que la deuda del gobierno de los Estados Unidos crecía, los gobiernos extranjeros se convertían en tenedores de la deuda de los Estados Unidos. Los déficits, que aumentaron durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam, generaron un mercado de deuda y el aumento de instrumentos comerciales relacionados con la deuda entre organismos gubernamentales.

A principios de la década de 1980, los rendimientos de los bonos aumentaron exponencialmente debido a los aumentos en los precios de las materias primas, los déficits en expansión y los aumentos de los salarios laborales. Los rendimientos de los bonos aumentan, debido a que el mercado anticipa montos crecientes de deuda futura, la necesidad de financiamiento se vuelve tan grave que las agencias emisoras aumentarán los rendimientos para impulsar las inversiones. Como resultado de esto, los rendimientos de los créditos corporativos también aumentarán, pero se consideran inversiones más riesgosas en comparación con los bonos emitidos por el gobierno, que están garantizados.


Baby Bonds: los primeros bonos de ahorro de la nación

Estados Unidos emitió sus primeros bonos de ahorro en cuatro series sucesivas: bonos de ahorro de la serie A, bonos de ahorro de la serie B, bonos de ahorro de la serie C y bonos de ahorro de la serie D, todos los cuales fueron creados y vendidos entre 1935 y 1941. Estos "bonos de bebé" , como se denominaron los primeros bonos de ahorro, se vendieron a inversionistas en denominaciones que iban desde $ 25 a $ 1,000, por aproximadamente el 75% del valor nominal con el 100% total del valor nominal recibido al vencimiento diez años después. Esto resultó en una tasa de rendimiento anual compuesta del 2,9% para los propietarios de bonos de ahorro. Los bonos dejaron de generar ingresos por intereses por completo en abril de 1951.

Estos bonos de ahorro de la Serie A a la D se vendieron a través de oficinas de correos, no de bancos como los bonos de ahorro de hoy en día, así como marketing por correo directo y algunos anuncios en revistas. Estos primeros bonos de ahorro tuvieron tanto éxito que recaudaron $ 4 mil millones. Ajustado a la inflación, esto es más de $ 60 mil millones en la actualidad. Esto demostró de una vez por todas que la idea de ofrecer bonos de ahorro asequibles y protegidos por el mercado para pequeños inversores era una forma viable de servir al interés público y, al mismo tiempo, financiar al gobierno.


¿Qué le sucede al mercado si Estados Unidos entra en guerra?

Esta publicación, publicada originalmente el 13 de septiembre de 2013, se centró en la violencia en el Medio Oriente, específicamente en Siria, y el potencial de que Estados Unidos pueda entrar en el conflicto y lo que eso podría significar para los mercados. Dadas las acciones recientes de Corea del Norte, estamos respondiendo a las solicitudes de Inversor emprendedor lectores para proporcionar una actualización.

Asi es ahora ¿Ha llegado el momento de batirse en retirada apresurada de las existencias? La respuesta a eso es que depende.

Veamos cómo respondieron los mercados a la ronda anterior de prueba de misiles de Corea del Norte a principios de este mes.

"Es tentador culpar de la caída del 1,1% de esta semana en las industrias del Dow a los intercambios beligerantes entre el líder norcoreano Kim Jong Un y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump", escribió Spencer Jakab. & # 8220 Un análisis de 80 incidentes internacionales que involucran a Corea del Norte y su programa nuclear desde 1993 muestra poca conexión entre las tensiones en la península de Corea y los mercados financieros. & # 8221

Prashant S. Rao dio un giro diferente al asunto. Miró a los mercados globales y vio la venta masiva acelerada como resultado de las crecientes tensiones entre los dos países. "Los mercados bursátiles asiáticos cerraron a la baja y los índices europeos abrieron bruscamente a la baja, por temor a que el intercambio verbal entre Washington y Pyongyang hubiera aumentado el riesgo de un conflicto real", escribió.

Wallace Witkowski y Mark Decambre observaron: "Los tres principales índices de referencia de renta variable terminaron bruscamente a la baja el jueves en su peor día desde mediados de mayo, con la trifecta de índices cayendo por tercera sesión consecutiva por primera vez desde mediados de abril, en medio de una persistente guerra de palabras entre Estados Unidos y Corea del Norte ".

Con repetidos tuits del presidente Donald Trump prometiendo "llover fuego y furia como el mundo nunca ha visto" sobre Corea del Norte si amenazaba a Estados Unidos, y que "las soluciones militares ahora están completamente en su lugar, bloqueadas y cargadas, si Corea del Norte actuar imprudentemente ”, ¿es de extrañar que los mercados estén nerviosos?

Entonces, ¿cómo se han comportado los mercados de capitales históricos durante tiempos de guerra?

Analizamos los rendimientos y la volatilidad antes y durante la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea, la Guerra de Vietnam y la Guerra del Golfo. Optamos por excluir a la guerra de Irak de este grupo, ya que la guerra de Irak incluyó un gran auge económico y una caída posterior, que tuvo muy poco que ver con la participación de la nación en una guerra.

Como muestra la tabla siguiente, la guerra no implica necesariamente rendimientos mediocres para las acciones nacionales. Al contrario, las acciones han superado sus promedios a largo plazo durante las guerras. Por otro lado, los bonos, generalmente un puerto seguro durante tiempos tumultuosos, se han comportado por debajo de sus promedios históricos durante los períodos de guerra.

Desempeño del mercado de capitales durante tiempos de guerra

Fuentes: Los índices utilizados para cada clase de activos son los siguientes: el índice S & ampP 500 para acciones de gran capitalización CRSP Deciles 6-10 para acciones de pequeña capitalización Bonos del gobierno de EE. UU. A largo plazo para bonos a largo plazo Bonos del Tesoro de EE. UU. A cinco años notas anuales bonos corporativos estadounidenses a largo plazo para crédito a largo plazo letras del Tesoro a un mes para efectivo y el índice de precios al consumidor para inflación. Todos los retornos del índice son retornos totales para ese índice. Los rendimientos para un período de tiempo de guerra se calculan como los rendimientos del índice cuatro meses antes de la guerra y durante toda la guerra en sí. Los rendimientos de "Todas las guerras" son el rendimiento geométrico anualizado del índice durante todos los "períodos de guerra". El riesgo es la desviación estándar anualizada del índice durante el período dado. El rendimiento pasado no es indicativo de resultados futuros.

El período completo de estudio, desde 1926 hasta julio de 2013, está sombreado en azul y proporciona un grupo de "control" para la comparación. Los períodos de guerra están resaltados en rojo. Todas las guerras individuales que consideramos se enumeran a continuación. Curiosamente, tanto las acciones de gran capitalización como las de pequeña capitalización obtuvieron mejores resultados con menos volatilidad durante los tiempos de guerra. La guerra de Vietnam fue la única excepción, donde los rendimientos de las acciones fueron peores que el promedio del período completo. Incluso entonces, sin embargo, los rendimientos fueron positivos y superiores a los de los bonos y el efectivo.

Es interesante notar que la volatilidad del mercado de valores fue menor durante los períodos de guerra. Intuitivamente, uno esperaría que la incertidumbre del entorno geopolítico se extendiera al mercado de valores. Sin embargo, ese no ha sido el caso, excepto durante la Guerra del Golfo, cuando la volatilidad estuvo aproximadamente en línea con el promedio histórico.

Los rendimientos del mercado de capitales durante la Guerra del Golfo fueron diferentes a los de otras guerras. Esta guerra fue muy corta, de menos de un año completo. Este período también coincidió con un repunte del precio del petróleo que ayudó a empujar la economía hacia una breve recesión. La idea de una recesión durante la guerra era bastante nueva y reflejaba la economía cambiante de Estados Unidos. Durante las guerras anteriores, la economía estuvo más expuesta a los bienes de capital y los recursos naturales, que experimentaron una mayor demanda para alimentar la guerra. Sin embargo, en la década de 1990, la economía se había alejado de la industria pesada y se había orientado hacia la actual economía "basada en el conocimiento". Por lo tanto, la demanda militar tuvo un impacto menor, para bien o para mal, en el crecimiento económico.

En general, los bonos obtuvieron un rendimiento inferior a su promedio histórico durante los períodos de guerra. Esto es probable, al menos en parte, porque la inflación ha sido más alta durante los tiempos de guerra. Históricamente, los rendimientos de los bonos se han correlacionado negativamente con la inflación. Otra explicación es que los gobiernos piden más préstamos durante las guerras, lo que aumenta los rendimientos de los bonos y baja los precios de los bonos. Con la inflación más alta y el aumento de los préstamos gubernamentales asociados con la guerra, los inversores que buscan seguridad pueden pensar dos veces antes de cambiar los activos de las acciones a los bonos.

Hay muchos factores económicos y fundamentales que afectan los precios de los valores. Ocasionalmente, un solo evento es lo suficientemente poderoso como para dominar estos otros factores e influir individualmente en los rendimientos del mercado de capitales. Sin embargo, históricamente hablando, este no ha sido el caso de las guerras.

“Nada de esto significa que lo que sucede en el noreste de Asia sea irrelevante. La amenaza de conflicto allí es real, y es difícil imaginar, incluso en el mercado actual de compra-venta, que una confrontación militar directa sería muy buena para las acciones y los bonos corporativos que ya se percibe que tienen un precio elevado ”, concluyó Jakab. . “For now, the current dispute — despite its unusually strident tone from the U.S. side — remains one of words. . . . Something, some day, will end the current bull market, but mere words from North Korea probably won’t suffice.”

Economic growth, earnings, valuation, interest rates, inflation, and a host of other factors will ultimately decide the future direction of the stock and bond markets. While a knee-jerk decline is possible if war breaks out between the United States and North Korea, history suggests that any market decline should be short-lived.

If you liked this post, don’t forget to subscribe to the Enterprising Investor.

Please note that the content of this site should not be construed as investment advice, nor do the opinions expressed necessarily reflect the views of CFA Institute.


USA 1934 Series Bonds

Going back 27 years ago I saw my first 1934 Series Bonds – Federal Reserve Note Coupon Bond. I was told the story of how these bonds were part of a secret cache of bonds from WWII. The bonds were used by the US to coax (read: buy off) Chang Kai-Shek in the late 1930 and 1940s to get him to actually fight the Japanese, and later the communists. The bonds were created by some enterprising OSS Officers in China to in effect bribe a foreign official, the General of the Kuomintang (founded by Sun Yat Sen in 1912) to do what he was supposed to do in the first place. In a short history lesson, Chang Kai-Shek hid the weapons because he was more afraid that the public would use the weapons to turn on him. Chang Kai-Shek’s apprehension was correct and he fled to Taiwan in 1949 with cash and most of the national treasury of China. But for some reason the bonds were left behind in China and stored in a climate-controlled cave. These were exchanged with the Kuomintang for their gold so the Japanese couldn’t obtain it. The bonds were backed by all of the gold in the US treasury and now the Chinese want was purported to be their gold back!

Another 1934 bond origin tale goes back to 1871, involving two Freemasons who conspired to start two world wars and to force all of the nations to exchange their gold for these bonds that were essentially safekeeping receipts for the gold. After WWI the Treaty of Versailles was set up to help rebuild the world and the BIS (Bank for International Settlements) was created by the founders of the Federal Reserve. All the gold in Europe—and, it appears, everywhere else—went to the US Government in exchange for these Series 1934 safe keeping receipts / bonds. It is rumored that 8 ships departed China for the US with gold so it could not be by looted by the Japanese occupiers. In 1998 the 60 year hold ended, the boxes were dug up, and the people who originally gave their gold for paper wanted it back. The US said no such exchange occurred. Later, in a secret court in the Hague, the US lost the litigation of the claim and was ordered to turn over the gold by September 11, 2001. The US did not turn over the gold and the Twin Towers were attacked, accompanied by a mysterious collapse of the World Trade Center number 7. Few knew the gold vaults were under building number 7, and fewer knew they were discovered to be empty after the collapsed structure was excavated down to the vault levels. No doubt this was the heist of the century.

Details aside, most stories agree each “Mother Box” contains 13 cases and a Treaty Of Versailles scroll describing how to redeem the bonds. 12 of the cases contain the bonds. Why twelve cases? There are 12 Federal Reserve Districts and Banks. The 13th case contains all of the safe transit and authentication papers. The bonds are variously reported to have been found at plane crash sites in the Philippians, climate controlled caves run by the Dragon Family (Asia Secret Society) or heirs of the Plum Blossom Family (allegedly the true owners of the gold deposits covered by the said bonds), or even found in the vaults of Swiss Cantonal Banks when the banks were forced to repatriate booty from WWII in the 1980’s. All excellent tale one can amuse oneself with but just searching for them on the web.

In any investigation, one needs to rely on a team of experts in different areas. I have leaned on the expertise of professionals who are familiar with locks, collectors of antique chests, printing experts and those who are experts in the history of the Federal Reserve Bank and its relationship with the US Government and US Treasury. In the analysis of this apparent fraud let’s begin with the outside and work our way in toward the cases and the bonds.

The Mother Boxes

Trunk 1 Composite wood covered in metal Trunk 2 Metal clad wood
FRB- Chicago

Trunk 3 Metal clad wood
FRB- Boston Trunk 4 Composite, wood
covered in metal

Trunk 5 Composite
FRB Chicago with BS recovery team logo on the photo Trunk 3 – A US Flag from 1934
with 50 stars on it

It should be noted that the design of each of the five different trunks is not only different but so are their sizes, the material and the choice of Federal Reserve Bank, even though a few purport to be from the same Federal Reserve Bank. I might also add that since Hawaii and Alaska did not come into the Union until 1959 the US flag from 1934 with 50 starts for 50 states would be incorrect by at least 16 years. It is also important to note that this is not an error that could have reasonably been made by a US Citizen in 1934 or even as US based modern forger. I also want to add that the metal box, designed as a strong box, looks to be functionally, for the tall tale purposes, a smarter choice, whereas the others are merely modified trunks.

Trunks 1 and 5 are nearly identical. According to those who know about trunks, they look to be United Stets Navy Footlockers with the original locking circular hasp replaced with an eyelet hasp. The service men replaced most all of the circular hasps, as they were so easily picked open. Trunk 4 is a later period (1940s to 1950s) trunk most commonly used by children being sent off to school. It is also interesting to note that some of the trunk hardware for the corners was designed in the 1970’s. Trunks 2 and 3 look similar but are cursed with the 50 star flag and a 1934 “Series” issue. Also, the US government, including—the military services—only used flat top trunks. The rounded top was a design feature meant to be attractive to retailer buyers to get more buyers for a given line of trunks. While aesthetically pleasing, rounded top trunks stack poorly and were thus often tipped on their side when stowed. For sake of storage, the Federal Government has wisely never been a purchaser of rounded top chests, footlockers or Mother Boxes.

The Padlocks

The padlocks themselves have some inconsistencies. Each lock is different in style and design. One is very plain and the other two, while embellished, are engraved differently and are different types of locks. The locks center and left appear to be of a mid 1930’s brass model that when a cam inside is turned with the action of the key forces two ball bearings out and into the notches of the shackles. This ball bearing lock mechanism for the shackle was a new innovation at the time and helped to make the locks more resistant to tampering and lock failures from pulling or yanking. The lock on the right is an old Yale and Towne lock that was an older hinge type lock, and not as resistant to tampering. However, all three appear to be date-appropriate genuine military issued locks, according to the experts. The military issued locks had brass bodies and shackles so they were both resistant to corrosion, and if the need arose the lock was easily cut and removed so an official could gain immediate access to the contents of the locked item, be it a footlocker or personal cabinet. These locks would be the antithesis of a secure lock. These locks do not even resemble high security locks of time period of 1930 to 1940 that one would think one should use when securing billions or trillions of dollars in bonds.

The Federal Reserve and US Treasury

The Federal Reserve System is a system set up by the US government in 1913. It is composed of 12 independent Federal Reserve Banks that are owned by banks in those different Federal Reserve Districts. In short the Federal Reserve Banks are owned by the member banks. It is also a quasi-Federal Institution in that its policy and direction are set by the Federal Government, although employees of the Federal Reserve Bank are not federal employees. And while not operated as a for profit venture, the Federal Reserve Banks have provided profitable returns to both their shareholders and the Federal Government. All sums earned and not paid out to shareholders on their mandatory 6% annual dividend are turned over to the US Treasury. So the Federal Reserve is a company not chartered for but yet delivers profit, has shares that do not really convey full ownership because of the Federal Government’s oversight, and is our central banker in charge of many parts of the economy such as monitory policy, reserves and the issuance of currency—but not debt. The Federal Reserve may be the mother of all Special Purpose Vehicles, but it nonetheless is not responsible for issuing debt.

The US Treasury is the older of the two and dates from 1789. The role of the US treasury is to manage the finances of the US. Its official mission is to “serve the American people and strengthen national security by managing the U.S. government’s finances effectively, promoting economic growth and stability and ensuring the safety, soundness and security of the U.S. and international financial systems.” It is the US Treasury—not the Federal Reserve System—that issues the debt obligations of the United States Government in the form of T-Bills, T-Notes, T-Bonds, and Savings Bonds. The US Treasury also issues the currency for the Federal Reserve, because currency is debt that is an interest free loan to the government. Thus, even though Federal Reserve Notes are part of the private Federal Reserve System, they are issued and printed by US Treasury.

The Bonds Themselves…

Real bond issued in 1935 Bogus Bond

12 of the 13 cases in the Mother Box contained the Series 1934 Bonds. The difference between a genuine US Bond and the Bogus is striking just in a fraction of a glance. The layout is different, the legends are different, even the signatures have differences. Both contain the printed signature of Secretary of the Treasury, however the genuine bonds’ other signature is that of the Registrar of The Treasury, while on the Bogus Bond is that of the Treasurer of the United States of America. There is some fun in the language too. For a real bond you get One Hundred Dollars with the Bogus Bond you get One Hundred Million Dollar – it lost its “s” and so will you if you play with these.

Bad Green Seal Good Green Seal

Furthermore, the printing on these is sloppy. Several of the printing experts, including one who has a conviction for counterfeiting, said they were shameful attempts at counterfeiting a bond not worthy of a journeyman press operator. For example, they were unable to even get the treasury seal on the dollar with a clear and crisp image. One just needs to look at the points of the seal to see that the Bad Green Seal has gaps in it as well as missing or points that lack – err points. The Good Green Seal has a crisp image with clear and defined points. “Even an idiot counterfeiter can make bills with good points if they use a decent offset printing press.” said one of the experts in printing that was consulted. The bonds fail on the printing style, quality and layout.

Paper size of the Bogus Bonds is 8吇 or just a hair smaller than an 8.5 x 11 sheet is US paper. All stocks and bonds I have even seen are printed on oversized paper to avoid the very real problem of copiers making counterfeit copies. Bogus Bonds fail on paper size.

Lastly, real bonds are printed from engraved plates, these, as supported by the previous discrepancies, seem to have been printed on a bad offset press.

The 1934 Note was a Federal Reserve Notes (currency) were issued in denominations of $5, $10, $20, $50, $100, $500, $1,000, $5,000 and $10,000 denominations. Specifically these notes were issued to replace the Federal Reserve Notes issued in 1914, 1918 and 1928 that contained the legend “Redeemable in gold on demand at the United States Treasury, or in gold or lawful money at any Federal Reserve Bank”. It seems the laws were changed in 1933 and the notes of the 1934 series needed to reflect the law change. And they did: the Emergency Banking Act of 1933 removed the gold obligation and authorized the Treasury to satisfy these redemption demands with current notes of equal face value (effectively making change). Thus the bonds, even if authentic, or even currency issues in 1914, 1918 or 1928 could be redeemed for gold in 1934. Further, as these were supposedly issued in 1934, the Federal Reserve and the US Treasury would have known this and not printed anything to suggest the possibility of a gold redemption on the bond.

There are other types of notes that are legal tender in the US such as US Notes and Federal Reserve Bank Notes, Silver Certificates, Gold Certificates and National Bank Notes – but that aspect of the history of banking and currency in the United States is for someone else to expand upon.

The contents of the 13th case had the safekeeping and travel certificates.

It is almost funny that a Treasury Certificate claiming that $25,000,000 Bond Issued by the United States of American has been deposited in the Treasury of The Federal Reserve is not signed by anyone at the Federal Reserve. Rather it is countersigned by the Treasurer of the United States and the Secretary of The Treasury of the United States – but not countersigned even as a counterfeit signature by anyone with the Federal Reserve System or any of the Federal Reserve Banks.

I really do not have much to say about the Inventory List as each line of it contradicts history, law, the separations of the Federal Reserve and the US Treasury and the fact that the gold is not on deposit with anyone.

Treaty of Versailles Scroll contained in a machined bit of pipe – since I have not seen a full image I cannot comment on the fullness of its comments, but I can say the into appears to be a miseducational rant on the history and origin of the bonds, why they are real, and perhaps some instructions for redemption.

A font is the style of the letters and number and characters that compose a typeface. Guttenberg designed the first font for his printing press and as the printed word was popularized so were new font styles. Fonts continue to be born and evolve to this day. The fonts used on the bonds, the certificates, the treaty scroll and the mother box chests all did not exist in 1934, and in fact many were not created until the early 1970’s.

The alternative media has been all abuzz about these bonds for years and they are fully stupid as any victim might be or they are part of the con. One quote from an ill education dupe or snake oil promoter was “In order to counterfeit these bonds it would be the kind of technology you would expect only a government to have.” This is

incorrect, as I have seen the counterfeits that other governments have produced of US Currency and secure documents, and the counterfeits are extremely well-executed. These bonds, notes and documents are not even counterfeits. To be a counterfeit you must copy faithfully the original documents or items. Such bonds or notes as these have never existed – they are full out fakes and frauds designed to dupe inexperienced and greedy conspiracy theorists. It also seems to work on dim reporters in the alternative media world.

The best guess efforts of the US authorities who report dealing with over 50 Mother Boxes per year is that they come from a remote printing and chest factory on the island of Mindanao. An island with 25 million people who speak 7 or more languages and fall into at least as many ethic groups. A location that has been in a state of flux since – well since well before World War I. In short, it is one of the most excellent areas to carry on this sort of mischief and attract little or no attention.

These boxes, however, have been a profitable venture for whomever has created them. The collection of experts agree that with an investment of about $6,200.00 and a bit of time these boxes and documents can be duplicated with period chests, period locks, all outfitted with 13 metal boxes filled with fake bonds. All of it properly antiqued using a collection of chemicals and aging processes known to art and antique furniture forgers world over. The experts speculated that if the work was to be done in China or Vietnam or India and several fully stocked Mother Boxes were to be ordered, one could reduce the cost of each chest to around $3,100. It appears they are already being made in the Philippines. The chests have been used to dupe lenders to lending but a fraction of the value of the underlying securities. Even if only 1% of the face value of the bonds is sought, it’s a big fraud. The borrower has always quickly vanished when they get their money, though they typically won’t disappear without a bit more fiscal theatre. They wish to make sure you do not go looking for them.

For example, the borrower calls the lender in a panic in that he must return the chest as the international cabal of manhunters (The Federal Reserve, Bank of International Settlements, Masons, Knights Templar, Kuomintang and let’s not forget the CIA) have found out where he, the borrower, is and that they demand the chest be returned. The best finale so far related to me is where the borrower in on the phone to the lender panicked and pleading for the chest to be retuned, when the lender hears on the other end of the phone call a bunch of screams and a loud noise, no doubt a gunshot. The borrower grunts and gasps and drops the phone and a new deep menacing voice asks the lender “Who is this and where is the chest?” Excellent drama to keep the lender from making any further inquiry.

I am aware of this scheme netting as little as $100,000 and as much as $2,750,000. It is some of the best fiscal theatre all aided and abetted by the idiot fringe on the web.

The intent of this article is twofold: to pen an authoritative investigation narrative on these bogus bonds, and to make a point that good investigations and real due diligence is a team effort. I have leaned on experts in:

• Locks, in particular period push key padlocks

• Dealers in vintage trunks and footlockers

• Several printers including some who were good at counterfeiting.

• A retired Treasury agent who laughed so hard she almost had an accident reading stories on the bogus bonds.

• My own knowledge of the history of currency, US Financial Systems and 20 plus years of looking into frauds including several cases of 1934 Series Treaty Of Versailles Bonds.

It takes a team with many different life experiences and backgrounds to really pull apart any investigation. No one investigator can ever do it all.

Photos have come from clients and blog / news posts on the web, ebay, Zero Hedge, LaBarre Galleries, Silver Doctors, the dubious IFR Investment Group


Ver el vídeo: La Guerra de las Inversiones - Misión #1 (Agosto 2022).