Artículos

Warren Mercy Otis - Historia

Warren Mercy Otis - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Warren, Mercy Otis (1728-1814) Poeta, dramaturgo e historiador: Warren nació en una destacada familia patriota; su hermano era el panfletista James Otis, y su prima era Abigail Adams, esposa del líder patriota John Adams. Surgió como un talento literario a finales del período colonial, con obras como El Adulateur de 1773 y El grupo de 1775. Aunque escribió poesía y ensayos sobre temas patrióticos y otros, su obra maestra fue la Historia del ascenso, el progreso, y Termination of the American Revolution, publicado en 1805. Escribió este tomo de tres volúmenes porque le preocupaba que la generación posterior a la revolución estuviera olvidando los ideales de la revolución en su voraz deseo de obtener riqueza. Aunque Warren era mucho más activa públicamente que la mayoría de las mujeres de su tiempo, ninguno de sus escritos trataba temas de derechos de la mujer. Parecía adoptar la actitud de que los hombres eran y deberían ser los principales protagonistas de la historia, pero que las mujeres podían afectar los acontecimientos indirectamente a través de su influencia sobre los maridos, los padres y otros parientes masculinos.


Misericordia Otis Warren

Quizás ninguna mujer de la Guerra por la Independencia de Estados Unidos prestó su voz a la Revolución con tanta pasión como Mercy Otis Warren, una escritora cuyas obras desempeñaron un papel fundamental en el apoyo y la promoción de la causa Patriota. Nacido en 1728 en Barnstable, Massachusetts, hijo del coronel James Otis, Sr. y Mary Allyne Otis, Mercy fue el tercero de los trece hijos de la familia Otis. El padre de Mercy, James Otis, Sr., fue un destacado abogado y juez dentro de su comunidad, quien luego se convirtió en miembro de la Cámara de Representantes de Massachusetts. Mercy y los otros niños Otis se familiarizaron con la política desde una edad temprana, ya que su padre era un conocido oponente del liderazgo británico de la colonia. Como resultado, Mercy estaba bien versada en los ideales revolucionarios que tomarían al país por asalto en la década de 1770, preparándola para expresar sus agudas ideas políticas en medio del creciente movimiento patriota.

Cuando era niña, Mercy no recibió una educación formal, pero se le permitió estudiar junto a sus hermanos mientras se preparaban para la universidad. Mercy fue una ávida lectora y escritora durante su infancia. A diferencia de muchas niñas de la época colonial, Mercy recibió el aliento de su padre y su hermano para que continuara con sus actividades académicas, que incluían aprender todo lo que pudiera sobre historia, política y lenguaje. Su hermano, James, asistió a la Universidad de Harvard, donde estudió junto a James Warren, quien también alentaría a Mercy en sus esfuerzos literarios.

Mercy se casó con James Warren el 14 de noviembre de 1754 y la pareja se mudó a Plymouth, Massachusetts, donde criaron a sus cinco hijos. En Plymouth, el esposo de Mercy siguió los pasos de su familia y participó activamente en la política local, sirviendo como alguacil y luego como miembro de la Legislatura de Massachusetts. Durante las primeras etapas de la Revolución, los Warren a menudo organizaban reuniones de activistas políticos en su hogar, incluidos miembros de los Hijos de la Libertad. Mercy apoyó varios de los primeros movimientos de protesta, incluido el Boston Tea Party, que boicoteó las importaciones británicas, y los Comités de Correspondencia, todos los cuales ayudaron a sentar las bases de la Revolución.

Con el continuo estímulo de su esposo, Mercy comenzó a poner por escrito sus observaciones y conocimientos políticos, mientras criaba a su familia y se ocupaba de la casa Warren. En los primeros días de la oposición colonial al dominio británico, Warren produjo varias obras de teatro, que se publicaron de forma anónima, pero ayudaron a avivar las llamas del patriotismo estadounidense. Entre las obras más influyentes de Warren se encuentran tres obras satíricas que critican a los líderes coloniales británicos. "The Adulator" apareció en el periódico Massachusetts Spy en 1772, seguido de La derrota en 1773, y El grupo en 1775, cada uno de los cuales describió a los agentes políticos británicos en Massachusetts como enemigos de la libertad, proporcionando propaganda para el incipiente movimiento revolucionario y sus primeros partidarios.

El conocimiento de Warren sobre la política de la Revolución Americana y las estrechas conexiones de su familia con muchos de sus principales actores llevaron a Mercy a mantener correspondencia frecuente con líderes patriotas como Samuel Adams y Patrick Henry, así como con los futuros presidentes George Washington, Thomas Jefferson y John Adams. . Martha Washington, Hannah Winthrop y la historiadora británica Catharine Macaulay también se encontraban entre las corresponsales notables de Warren. Durante la Revolución, Warren mantuvo una correspondencia activa y una estrecha amistad tanto con John como con Abigail Adams. Aunque su relación con John Adams estuvo plagada de desacuerdos sobre los mejores cursos de acción política para la nueva república, especialmente después de que ella criticara su política en su historia de la Revolución Americana, la pareja se reconcilió al final de sus carreras.

La carrera literaria de Warren no terminó con la victoria estadounidense en la Guerra de Independencia, sino que continuó hasta la fundación del gobierno bajo la Constitución de los Estados Unidos y durante los primeros años de la república temprana. Los escritos de Mercy a menudo reflejan su firme defensa de los derechos naturales. Durante las convenciones constitucionales de finales de la década de 1780, Warren produjo un folleto titulado Observaciones sobre la nueva Constitución y sobre los convenios federales y estatales, bajo el alias de "A Columbian Patriot". El panfleto, que originalmente se creía que había sido obra de Elbridge Gerry, se oponía a la ratificación de la Constitución sin una Declaración de Derechos adjunta. En 1790, Mercy publicó un libro de poemas políticos y obras breves llamado Poemas dramáticos y misceláneos, convirtiéndola en una de las primeras mujeres estadounidenses en publicar obras literarias en su propio nombre. Warren completado Historia del surgimiento, progreso y terminación de la revolución estadounidense en 1805, convirtiéndola en la primera mujer en escribir una historia de la Revolución.

Mercy Otis Warren murió en 1814, a los ochenta y seis años, en su casa de Plymouth. Mantuvo correspondencia con muchos de sus amigos y aliados políticos mientras se mantuvo activa en sus búsquedas literarias hasta el final de su vida. Warren representó a una de las primeras escritoras importantes de la historia de Estados Unidos. Además de trascender el papel típicamente asignado a las mujeres de la era colonial, la habilidad intelectual y política de Warren la distingue como una importante fuerza literaria de la Revolución. Aunque era una mujer, Warren llegó a una amplia audiencia con sus escritos y su visión política, inspirando a sus compañeros colonos a adoptar la causa Patriota y contribuyendo a la Revolución Americana a su manera única. Hoy, Mercy Otis Warren ha sido conmemorada por sus contribuciones a la Revolución Estadounidense al ser parte del Salón de la Fama Nacional de la Mujer, el Camino de la Herencia de la Mujer de Boston y el homónimo de las SS. Mercy Warren.


Misericordia Otis Warren

Utilice esta narrativa con Judith Sargent Murray, & # 8220 Sobre la igualdad de sexos, & # 8221 1790 Primary Source y Abigail Adams: & # 8220Recuerde las Ladies & # 8221 Mini DBQ Lesson para permitir que los estudiantes discutan los roles de género y las expectativas en el período de fundación.

Mercy Otis Warren pertenecía a una familia de hombres famosos y poderosos en el Massachusetts colonial. Su padre era juez, coronel de la milicia y agente del poder político. Su hermano mayor, James Otis, era un abogado apasionado que unió los desafíos iniciales de Patriot a los nuevos impuestos y regulaciones comerciales británicos durante la década de 1760. Su esposo, James Warren, ejerció una gran influencia política y exhibió celo patriota por la causa de la libertad. Estos lazos familiares permitieron a Warren entablar amistad con el joven y ambicioso abogado John Adams y su talentosa esposa Abigail. A través de visitas y muchas cartas, Warren ayudó a la joven Abigail a desarrollar confianza en su propio buen juicio en política y en la gestión del hogar.

La riqueza y las conexiones acercaron a Mercy Otis Warren al poder, pero la sociedad le negó el respeto y la influencia otorgados a los hombres, porque las convenciones sociales reservaban la vida cívica a los hombres y la vida doméstica a las mujeres. Aunque su esposo y sus hermanos se graduaron de Harvard, fue educada en casa por un tutor familiar. Afortunadamente, sus talentos inspiraron a esa tutora a enseñarle mucho más que las tareas domésticas que se consideraban apropiadas para las niñas coloniales. La introdujo en la literatura clásica, la historia antigua y la teoría política. Con curiosidad por saber más, leyó ampliamente en los muchos libros de la biblioteca familiar, cultivando una mente superior a casi todos los demás en Massachusetts. También tuvo la suerte de casarse con alguien atento y cariñoso que respetaba su intelecto.

Comprometido con la causa de la libertad, Warren se resistió a ser excluido del círculo íntimo de Patriots y pensó que todos los hombres y mujeres deberían estar interesados ​​en los eventos públicos. & # 8220Como todo disfrute doméstico depende de la decisión del poderoso concurso, ¿quién puede ser un espectador silencioso e indiferente? & # 8221, preguntó. Sin embargo, sin poder servir en la legislatura ni en el ejército, reconoció que el movimiento patriota dependía del poder de las palabras para persuadir e inspirar, por lo que cultivó la influencia a través de su talento como escritora. Los escritores patriotas tuvieron que convencer a los colonos conservadores hacia nuevas convicciones antes de que pudieran dar el salto político hacia lo peligroso y desconocido desafiando al Imperio Británico. A través de folletos, panfletos, obras de teatro y ensayos de periódicos, los escritores de Patriot desacreditaron al gobierno británico como corrupto. También tenían que generar confianza en un futuro más brillante de la autonomía e incluso la independencia estadounidense. Casi todos los escritores de Patriot eran hombres, pero pocos eran tan talentosos, productivos e influyentes como Mercy Otis Warren.

Mercy Otis Warren, uno de los primeros defensores de los derechos de las mujeres en Estados Unidos, se muestra en este retrato de 1763 de John Singleton Copley.

En un movimiento audaz durante un tiempo que insistió en que las mujeres no tenían lugar en el mundo público de la imprenta, Warren publicó de forma anónima en 1772 una epopeya fingida que ridiculizaba al gobernador real y nativo de Massachusetts Thomas Hutchinson por ser codicioso e insidioso, negociando las libertades de sus compatriotas y mujeres por el oro británico. En poemas y dos obras de teatro publicados posteriormente, La derrota(1773) y El grupo(1775), extendió esa crítica a los jueces conservadores y miembros del consejo en el círculo de Hutchinson. Una vez que estalló la guerra, pasó a ridiculizar a los hombres y mujeres supuestamente equivocados que se aferraban al gobierno británico como una fuente esencial de estabilidad. Ella trazó una línea dura y rápida entre los verdaderos estadounidenses a quienes elogió como Patriotas y aquellos que temían el cambio revolucionario, a quienes demonizaba como traidores. Al comprender el poder motivador de las palabras, Warren ayudó a los Patriots a construir un movimiento de masas.

A principios de la década de 1770, la política patriota se movió cada vez más más allá de la política formal de la legislatura colonial, que los gobernadores reales a menudo frustraban con vetos y disoluciones. Como alternativa, Patriots creó comités, convenciones y reuniones extralegales. Los grupos más pequeños de patriotas de élite a menudo tramaron agendas en secreto, más allá de la vigilancia de los informantes del gobierno. Ese cambio brindó otra oportunidad para Warren, quien se unió a las sesiones de planificación encubiertas llevadas a cabo por los Patriots reunidos en su casa en Barnstable. Aparentemente, fue ella quien sugirió por primera vez la creación de una red de comités de correspondencia para vincular a los principales líderes patriotas con sus homólogos en todas las ciudades de Massachusetts y, en última instancia, más allá de las trece colonias completas. También cultivó su propia correspondencia con John Adams, quien valoraba sus consejos.

A pesar de sus inusuales logros, Warren no se enfrentó abiertamente a las convenciones que limitaban a las mujeres a una esfera estrictamente doméstica. & # 8220 Cualquier placer que podamos tener en el uso de la pluma, o lo ansiosos que estemos en la búsqueda del conocimiento. . . sin embargo, el cielo ha ordenado tanto la suerte de la vida femenina que toda atención literaria debe dar lugar a pasatiempos familiares ”, aconsejó a una mujer más joven. Temiendo el ridículo público por sobrepasar sus límites, publicó sus primeros trabajos de forma anónima. Los hombres patriotas alentaron su escritura política, no como un desafío a las reglas sociales, sino por una necesidad desesperada de sus talentos literarios especiales para la persuasión política. Warren trabajó dentro de las normas tradicionales de género, estirándolas, pero sin romperlas.

Los Patriots ganaron la independencia estadounidense, pero después de la guerra estaban divididos sobre la mejor manera de consolidar un gobierno estable pero republicano. Preocupados por la anarquía de la posguerra, la mayoría de los líderes nacionalistas, incluido John Adams, estaban a favor de una Constitución federal más fuerte, redactada en 1787 y ratificada por convenciones estatales en 1788. Warren y su esposo, sin embargo, consideraban la Constitución como una traición a la Revolución, un toma de poder por parte de los elitistas. Ella era reacia, explicó Warren, & # 8220 a renunciar. . . los derechos del hombre por la dignidad del gobierno. & # 8221 Al volver a imprimir, publicó un panfleto antifederalista a principios de 1788.

La política tensó la amistad entre los Warren y los Adams y arruinó la carrera política de James Warren. En ese momento, Warren se dedicó a escribir historia. Publicó su obra maestra, los tres volúmenes Historia del surgimiento, progreso y terminación de la Revolución Americana, en 1805. Nuevamente confiada en su autoridad, lo hizo bajo su propio nombre, convirtiéndose en la primera mujer estadounidense en producir una historia, un género considerado mucho más sustancial que los poemas, obras de teatro y novelas. Aunque fue una celebración entusiasta de los Patriots, el trabajo de Warren también estableció cuentas con los federalistas, a quienes acusó de comprometer la libertad. En particular, acusó a John Adams de & # 8220parcialidad a favor del gobierno monárquico & # 8221. Sintiéndose traicionado, el hipersensible Adams respondió con amarga misoginia, & # 8220La historia no es la provincia de las damas & # 8221 Warren reaccionó en la prensa. con dignidad y consternación, asegurándole a Adams que & # 8220 no fue el diseño de mi obra histórica escribir un panegírico [un homenaje] sobre tu vida y tu carácter. & # 8221 Ella nunca aceptaría & # 8220 la afirmación de que todas las atenciones políticas exigen del camino de la vida femenina. & # 8221 En 1811 Abigail Adams hizo las paces con Warren, pero John Adams ofreció sólo un tenso armisticio.

Mercy Otis Warren nunca presionó abiertamente por mayores derechos legales y políticos para las mujeres. Pero ella no estaba sola en su control. En cambio, como Abigail Adams y Judith Sargent Murray (contemporánea y defensora de los derechos de las mujeres), Warren buscó el respeto público por las mujeres para expresar sus opiniones en forma impresa. Ella, Murray y Abigail Adams avanzaron el concepto de & # 8220 maternidad republicana & # 8221, que sostenía que las mujeres desempeñaban un papel clave en la educación de sus hijos para que se convirtieran en ciudadanos activos. En una carta, Warren le aseguró a una joven: & # 8220 De ninguna manera reconozcamos una inferioridad tal que frenaría el ardor de nuestros esfuerzos por igualar en todos los logros mentales las alturas más masculinas & # 8221 Ella habló de las diferencias de género como & # 8220 distinciones temporales & # 8221 que darían paso a la verdadera igualdad en Estados Unidos.


Warren, Mercy Otis

Nacida el 25 de septiembre de 1728 en Barnstable, Mass. & Ndash en Cape Cod, fue una escritora y dramaturga estadounidense, patriota y activista conocida como la Conciencia de la Revolución Americana. Su proximidad a los líderes políticos y los acontecimientos de su época le da un valor particular a sus escritos sobre el período revolucionario estadounidense. Con una vida que abarcó tres guerras y la muerte de tres hijos y un esposo, Warren no se inmutó en su búsqueda de la vida intelectual y el establecimiento de una tierra de libertad protegida de los tiranos. Cuando las colonias experimentaron una creciente tiranía del dominio inglés, Mercy Otis Warren se convirtió quizás en la mujer más importante de la Guerra Revolucionaria.

Mercy Otis nació el 25 de septiembre de 1728 en Barnstable, Massachusetts y ndash en Cape Cod. Naturalmente política, se involucró desde la niñez en las conversaciones de los hombres de su familia. Su padre la animó a sobresalir, lo que en la América colonial significaba que recibió tutoría con su hermano James, que iba a Harvard. Pero para Mercy una educación universitaria era imposible.

La hermana menor de James Otis, principal defensor de los derechos de los colonos y rsquo de Boston en la década de 1760, Mercy era una chica aficionada a los libros en una época en la que muchas chicas nunca obtenían la alfabetización básica. Su padre, James Sr., alentó su curiosidad. Ella exigió unirse cuando sus hermanos leyeron en voz alta y tomaron el lugar de su segundo hermano mayor durante las lecciones con su tío, un ministro local. Mientras James estudiaba en Harvard, podía volver a casa y contarle sus estudios, especialmente las teorías políticas de John Locke. Leyó con voracidad: Shakespeare y Milton, literatura griega y romana, obras de teatro de Moliere & rsquos traducidas, Sir Walter Raleigh & rsquos History of the World. A los 14 años, conoció a su futuro esposo, James Warren, en la graduación de su hermano & rsquos en Harvard. Se casaron en 1754 a los 26 y 28 años, respectivamente. Mientras criaba a cinco hijos, comenzó a escribir poemas privados sobre la familia y la naturaleza.

Su esposo, James Warren, era un granjero y comerciante políticamente activo de Plymouth, Massachusetts, amigo de su hermano en la universidad. Ambos hombres fomentaron sus inclinaciones literarias y pronto comenzó a escribir poemas y ensayos. Mercy se mudó unas pocas millas al norte de Plymouth cuando se casaron, y nunca se aventuró más allá del este de Massachusetts, pero la vida de su mente era tan rica que fue respetada por los hombres más cosmopolitas y políticamente importantes de su época. Su esposo, James Warren, aparentemente comprendió a Mercy & ldquoinner & rdquo desde el principio porque llenó su casa de Plymouth con libros y la animó a leer y escribir, especialmente este último. Durante los tensos años prerrevolucionarios, entre el nacimiento y la crianza de cinco hijos, Mercy comenzó escribiendo poesía.

Como miembro de la Cámara de Representantes de Massachusetts y su portavoz, miembro y presidente del Congreso Provincial, y pagador general, James Warren tomó un papel destacado en los acontecimientos del período revolucionario estadounidense, y su esposa siguió su progreso con entusiasmo. interesar. Mercy se convirtió en consejera y consejera para él y sus amigos, Samuel Adams y John Hancock. Mercy, una mujer muy inteligente, se dedicó a la causa estadounidense, pero su género le impidió involucrarse en la política. En cambio, hizo sus declaraciones por escrito.

En la década de 1760, la casa de Warrens & rsquo Plymouth se convirtió en un lugar de encuentro para patriotas de ideas afines. Su esposo se unió a su hermano en la legislatura de Massachusetts y juntos se opusieron al gobernador colonial Thomas Hutchinson. Pero la carrera de James Otis se truncó en 1769, cuando un oficial de aduanas británico le golpeó la cabeza con un bastón en una pelea de bar y el trauma lo llevó a una enfermedad mental. Mercy lo llamó más tarde, y ldquoel primer campeón de la libertad estadounidense.& rdquo Más tarde, ella vería a sus hijos y su esposo sufrir reveses en su carrera, en parte debido a sus posiciones intransigentes sobre los problemas durante y después de la guerra.

Después de que Otis se volviera loco, su hermana comenzó a responder a su correspondencia, incluidas cartas de la historiadora británica radical Catharine Macaulay. Alentada por su esposo, quien la elogió "ldquogenius" y "ldquogenius" y su "imaginación brillante y ocupada", Warren también comenzó a escribir obras satíricas que atacaban a Hutchinson, su hermano y su némesis. Su primera obra, The Adulateur, publicada en el periódico Boston & rsquos Massachusetts Spy en marzo y abril de 1772, retrató a un Hutchinson apenas disfrazado como Rapatio, el líder dictatorial del mítico reino de Servia. Warren enfrentó a Brutus, un héroe basado en su hermano, contra Rapatio. "El hombre que se jacta de su libertad, / Siente una alegría sólida", declaró Brutus, "pobre y humilde de su estado". Tres años antes de la Revolución, Warren y sus compañeros advirtieron que llegaría un día en que "asesinos, sangre y carnicería / Enrojecerán todas estas calles". . & rdquo

El Adulateur se puso de moda con los patriotas de Boston y rsquos, que comenzaron a sustituir los nombres de sus personajes y rsquo por figuras políticas reales en su correspondencia. Luego, en 1773, los periódicos de Boston publicaron cartas privadas de Hutchinson y rsquos que confirmaron las peores sospechas de los patriotas sobre él. (En uno, Hutchinson pidió una `` reducción de las libertades inglesas en la administración colonial ''). Warren respondió con The Defeat, una secuela de The Adulateur, que presentaba a Rapatio como el `` enemigo peligroso / de la libertad de la verdad y de la humanidad ''. Rapatio apareció de nuevo en su segunda obra, La derrota (1773). Publicó su tercero, The Group en 1775, justo cuando la rebelión comenzaba a ser violenta. Todos fueron ataques apenas disfrazados contra funcionarios públicos específicos e instaron a tomar riesgos para lograr la independencia estadounidense.

Los principales patriotas sabían que Warren era el autor anónimo de play & rsquos. Después de la Fiesta del Té de Boston, John Adams le pidió que escribiera un poema mítico al respecto, mientras & ldquoa retozaba entre las ninfas y diosas del mar & rdquo Warren obedeció, escribiendo rápidamente & ldquoThe Squabble of the Sea-Nymphs, & rdquo en el que dos de las esposas de Neptune & rsquos debatieron la calidad de varios tés, hasta que los intrusos vertieron & ldquodelicious tés & rdquo en el agua, y así & ldquob [ding] desafío al tren servil, / Los proxenetas y aduladores del reinado de George & rsquos & rdquo A principios de 1775, mientras los bostonianos se irritaban con Gran Bretaña & rsquos, Warren Intolerable publicó poemas que animaban a las mujeres a boicotear los productos británicos. Otra obra que se burló de los leales, The Group, se publicó dos semanas antes de las batallas de Lexington y Concord. Ella también publicó Canción de la libertad de Massachusettsy pronto se convirtió en la canción más popular de las colonias.

Cuando las colonias se rebelaron cada vez más contra el dominio inglés, Mercy Otis Warren se convirtió quizás en la mujer más importante de la Guerra Revolucionaria. Como los hombres de su familia, estaba entre los que estaban dispuestos a echar al gobernador colonial.

Una experiencia importante en su vida fue conocer a John Adams. En 1772, él, James Warren y Samuel Adams se reunieron en la casa de Warren en Plymouth para discutir la formación de los comités de correspondencia, organizaciones whig radicales creadas para protegerse contra las intrusiones de la política conservadora en la vida de los ciudadanos. Desde 1772 hasta su muerte, Mercy Warren mantuvo correspondencia con John Adams y su esposa, Abigail Adams.

John Adams y algunos de los otros líderes de la Revolución Americana conocían el secreto de Mercy Otis Warren & rsquos. En un momento en que pocas mujeres podían hacerlo, Warren contribuyó con su propia voz a la causa de la libertad. Sus penetrantes sátiras de las autoridades británicas, publicadas en los periódicos de Boston, habían preparado a los colonos para la ruptura final con la madre patria. Adams la llamó la mujer más exitosa de Estados Unidos, aunque él también sentiría más tarde el aguijón de su pluma. En un momento en que incluso la mayoría de los estadounidenses todavía pensaba en la democracia como una noción imposible, Mercy Otis Warren comprendió que la filosofía de los derechos naturales inherente a la Declaración de Independencia significaría inevitablemente democracia e igualdad.

Mientras presenció el estallido de violencia en 1775 en Massachusetts y las dificultades posteriores que la ocupación británica causó a sus residentes, el lado femenino de Mercy & rsquos se volvió cada vez más protector. Para entonces, Mercy ya había comenzado a hablar en una serie de obras de propaganda anti-británicas y anti-conservadoras populares y ampliamente publicadas. Para protegerla tanto de la persecución británica como de la burla colonial como escritora, su identidad se mantuvo en secreto.

Durante la guerra, Warren trabajó como secretario personal de su marido y rsquos y administró su granja de Plymouth mientras él estaba gobernando como presidente del congreso provincial de Massachusetts. Mantuvo una correspondencia frecuente con John Adams, un protegido de su hermano y rsquos, y su esposa, Abigail. En noviembre de 1775, mientras los británicos sitiaban Boston, James Warren le escribió a Adams, un amigo y delegado del Congreso Continental en Filadelfia, instándolo a que renunciara a intentar reconciliarse con Jorge III. & ldquoTu Congreso ya no puede tener dudas y vacilaciones,& rdquo escribió en su estilo de abogado, & ldquosobre tomar mayúsculas y trazos efectivos. & rdquo

Mercy insistió en agregar un párrafo propio. & ldquoYa no deberías orinar en el umbral, & rdquo dictó. & ldquoEs hora de saltar al teatro para desbloquear los barrotes y abrir todas las puertas que impiden el ascenso y el crecimiento de la república estadounidense. & Rdquo

Mientras los estadounidenses debatían la nueva Constitución propuesta en 1787, Warren y su esposo se convirtieron en antifederalistas. Como parte de la generación anterior de revolucionarios que habían surgido de los gobiernos provinciales, eran más leales a su estado que al gobierno federal. Tanto Mercy como James redactaron argumentos en contra de la Constitución y se publicaron de forma anónima, al igual que los Federalist Papers. Su ensayo, publicado en 1788 bajo el seudónimo & ldquoA Columbian Patriot, & rdquo advirtió que la Constitución conduciría a & ldquouna tiranía aristocrática y rdquo y un & ldquodespotismo incontrolado.& rdquo La Constitución, advirtió, carecía de una declaración de derechos y no tenía garantías de una prensa libre, libertad de conciencia o juicio por jurado. Warren se quejó de que la Constitución no protegía a los ciudadanos de las órdenes arbitrarias que otorgan a los funcionarios el poder de "Entrar en nuestras casas, registrar, insultar y apoderarse a placer". Su extenso y florido ensayo resultó ser más popular que el estrecho y preciso argumento legal de su marido. Contribuyó a la presión que llevó al Congreso a aprobar la Declaración de Derechos solo dieciocho meses después, en 1789.

La Revolución apenas había comenzado cuando Mercy Warren comenzó a registrar su historia. Durante los siguientes 30 años, a través de tragedias familiares, usó sus conexiones para recopilar material original y publicar una de las primeras historias más interesantes de la Revolución, Historia del ascenso, progreso y terminación de la Revolución estadounidense. Los tres volúmenes se publicaron finalmente en 1805, cuando tenía setenta y siete años. Su trabajo no solo proporcionó una visión privilegiada de la Revolución, sino que también sentó un precedente importante para las autoras. Hasta ese momento, las pocas escritoras que existían en Estados Unidos no tenían la intención de que se publicara su trabajo, sino que escribían principalmente para ellas, su familia y sus amigos.

A finales de la década de 1780, los mensajes de Mercy & rsquos impresos se hicieron realidad porque, para entonces, la joven república estaba sumida en una depresión económica. El primer borrador de la Constitución de los Estados Unidos a fines de 1787 tampoco alivió las ansiedades de Mercy & rsquos. Publicó de forma anónima un ensayo influyente en mayo de 1788 titulado Observaciones sobre la Nueva Constitución, en el que defendía la necesidad de una lista de derechos para proteger al hombre común.

Mercy Warren se convirtió así en la primera en publicar libros que la marcaron como una escritora profesional de no ficción que, a pesar de su estatus de clase alta, ofreció su trabajo a la venta. Warren abandonó su anonimato en 1790 y publicó su libro Poems, Dramatic and Miscellaneous con su propio nombre. Recopiló dos décadas de su trabajo, incluidas sátiras de la era revolucionaria y dos nuevas obras de teatro con personajes femeninos prominentes. Adams y George Washington enviaron sus felicitaciones. Alexander Hamilton la proclamó "una" genio "de" composición quodramática ". Pero la compilación fue solo un preludio de su obra maestra.

Nancy Rubin Stuart es el autor de La musa de la revolución: la pluma secreta de la misericordia Otis Warren y la fundación de una nación, galardonada autora, periodista y escritora-productora que se especializa en mujeres e historia social. Aquí & rsquos algunas de las cosas que tiene que decir sobre una de nuestras madres fundadoras, Mercy Warren & rdquo

Los historiadores han escrito poco sobre esa Misericordia joven y femenina. Hoy en día es ampliamente celebrada por sus obras de teatro y ensayos anti-británicos y anti-conservadores y especialmente por su obra de vida y rsquos, la Historia del ascenso, el progreso y la terminación de la revolución estadounidense de 1805, que ensalzaba los valores patrióticos que engendraron ese extraordinario experimento democrático. Aunque durante mucho tiempo fue alentada a esa tarea por su antiguo mentor, John Adams, fue, irónicamente, la única interpretación jeffersoniana de la Revolución publicada en esa época.

Aquellos que leen las obras de Mercy Otis Warren & rsquos a menudo luchan con su estilo de tono alto, pero mientras estudiaba su vida me quedé impresionado con su lado tierno y femenino. Mientras presenció el estallido de violencia en 1775 en Massachusetts y las dificultades posteriores que la ocupación británica causó a sus residentes, ese lado femenino se volvió cada vez más protector, oculto bajo una férrea insistencia en los principios democráticos de los primeros patriotas. Para entonces, Mercy ya había comenzado a hablar en una serie de obras de propaganda anti-británicas y anti-conservadoras populares, ampliamente publicadas y a menudo plagiadas. Para protegerla tanto de la persecución británica como de la burla colonial como escritora, su identidad se mantuvo en secreto.

La principal preocupación de Mercy & rsquos en 1775-1776, como solía escribir a su esposo James, entonces presidente del Congreso Provincial, era su seguridad y la de sus hijos. No obstante, era igualmente impensable un futuro en el que su familia y sus conciudadanos y sus "derechos transnacionales" se verían comprometidos. El autosacrificio era imperativo para que los patriotas triunfaran sobre la opresión.

Más tarde, durante los días embriagadores y materialistas de la nueva república, Mercy continuó recordando a sus conciudadanos los peligros de olvidar los valores fundamentales que desencadenaron la Revolución y el juego limpio, la honestidad, el ahorro y la autosuficiencia nacional.

A fines de la década de 1780, los mensajes impresos de Mercy & rsquos se hicieron realidad porque, para entonces, la joven república estaba sumida en una depresión económica. Frente a una enorme deuda nacional, un sistema monetario en declive, inundado de lujos importados y carente de muchos productos básicos, Estados Unidos estaba virando hacia el tipo de desastre que Mercy, su esposo James y otros `` patriotas anticuados '' de la Revolución habían predicho repetidamente.

Si Mercy regresara a los Estados Unidos hoy, sin duda se sentiría consternada una vez más, especialmente porque muchos de esos excesos que lamentó en la era federal temprana aparentemente se resolvieron antes de su muerte en 1814.

El primer borrador de la Constitución de los Estados Unidos a fines de 1787 tampoco alivió las ansiedades de Mercy & rsquos. Es cierto que la joven nación tenía "necesidad de un gobierno federal fuerte que apoyara la prosperidad y la unión de las colonias", pero, como escribió Mercy, ¿no habían luchado los primeros patriotas por la libertad para todos los hombres?

En reacción, Mercy publicó (una vez más de forma anónima) un tratado influyente en mayo de 1788 titulado "Observaciones sobre la Nueva Constitución", en el que se defendía la necesidad de una lista de "derechos naturales" para proteger al hombre corriente. Among the key rights Mercy advocated were freedom of speech, freedom of the press, trial by jury in civil cases, and restrictions on the power of the executive branch of government by the judicial and legislative bodies&mdashpoints which, eighteen months later, became part of the Bill of Rights.

This Fourth of July is also celebrated as Mercy Otis Warren Day at the Barnstable County Courthouse in Massachusetts, where a statue of Mercy Otis Warren stands with one arm raised holding up the Bill of Rights to which she was an unsung, but recently discovered, contributor.

For me, as for any student of American history, that statue is a powerful reminder of a Founding Mother&rsquos immortal warning about the human tendency to abuse power, but also the potential we have as individuals to make our voices heard. (Fuente)

She was bitterly resentful in her old age because of the restrictions imposed upon women, and focused particularly on educational reform. She chafed at the memory of doing needlework while her brothers were taught Latin and Greek, and she argued that such artificial limits on achievement harmed both men and women.

Though it may have appeared that few understood Mercy&rsquos message at the time, the first serious educational institution for women, Emma Willard&lsquos Troy Female Seminary, appeared less than a decade after her death. Warren&rsquos thoughts on the subject may have had more influence than she realized.

(Right) At the Barnstable County Courthouse, a statue of Mercy Otis Warren stands with one arm raised holding up the Bill of Rights to which she was an unsung contributor. The statue is a powerful reminder of a Founding Mother&rsquos warning about the human tendency to abuse power, but also the potential we have as individuals to make our voices heard.

Mercy Otis Warren died October 19, 1814, in Plymouth.


A Learned Woman

Education beyond an elementary level was considered a male privilege in the colonies when Mercy was born on September 26, 1728. But thanks to the unusual indulgence of her father James Otis, a politically ambitious lawyer in West Barnstable, Mass., she was allowed to study with her eldest brother, James Jr. (nicknamed Jemmy), as he prepared for Harvard College. In addition to Shakespeare, Milton, Pope and Dryden, she read translations of Greek and Latin classics, as well as Sir Walter Raleigh’s History of the World. Later, during Jemmy’s visits home from Harvard, he introduced her to the writings of English philosopher John Locke on government and its obligation to serve the “natural rights of man.”

One price Mercy may have paid for her unorthodox education was a late marriage by the standards of the day. She was 26 when she wed James Warren, then 28, one of Jemmy’s friends from Harvard and the son of the high sheriff of Plymouth County. While some historians claim that the marriage was arranged to enhance the mutual business interests of their fathers, the two apparently were enamored. James was “the center of my early wishes and the star which attracts my attention,” wrote Mercy. James, in turn, wrote of his admiration for his wife’s “busy and brilliant imagination” and her “masculine mind stocked with learning.”

The couple settled in Plymouth, where Mercy raised five sons as James became more involved in the patriot cause. Jemmy, by then a prominent Boston attorney, ignited a political firestorm in 1761 when he quit his position as advocate general of the Admiralty Court and initiated a legal suit against the use of writs of assistance—general search warrants—that allowed customs officials to forcibly enter homes, shops and warehouses to collect a hated tax on molasses. Molasses was the key ingredient in rum, a staple of the New England economy. In a brilliant four-hour speech before the Council Chamber, the highest court in Massachusetts, Jemmy argued that “taxation without representation is tyranny.”

The audience was stunned. Among them was 26-year-old John Adams, who later observed, “It was then that the child of Independence was born.”

Ultimately, Jemmy—or James “The Patriot” Otis as he would later be called—would suffer a mental breakdown subsequent to a brutal assault by a British customs officer in September 1769. The following November, the anguished Otis family had Jemmy declared non compos mentis and dispatched him to the country.

In the wake of her beloved brother’s deterioration, Mercy felt it her solemn duty to champion the patriotic cause. She penned The Adulateur, a satirical play mocking the administration of the newly appointed—and already detested—Governor Thomas Hutchinson, and published it anonymously in the widely read Espía de Massachusetts in March and April 1772. Though unbylined articles often appeared in the era’s newspapers, Mercy’s authorship was hidden both because of her gender and because she was James Otis’ sister.

The Adulateur depicted the tyrannical Rapatio—a thinly disguised Hutchinson—who ruled the fictional country of Upper Servia and vowed to destroy his rebellious subjects. Pitted against him were virtuous patriots with lofty Latin names including Hortensius, Cassius and Brutus, the last representing Jemmy, who, in the play’s final scene, predicted eventual triumph.

Response to The Adulateur was so enthusiastic that a year later it was published as a pamphlet. Encouraged, Mercy penned a second satire, The Defeat, which appeared on May 24, 1773, in the Bostón Gaceta. Again the setting was Upper Servia, but Mercy drew Rapatio even more darkly, as a satanic figure who bribed his followers to remain loyal. Rapatio dies offstage, but in the last scene, Limpit, a mocking representation of Hutchinson’s brother-in-law Lt. Gov. Andrew Oliver, warns readers that his spirit still survives as a “dangerous foe / Of Liberty of truth, and of mankind.”

Mercy would skewer Hutchinson yet again in her poem about the Boston Tea Party. As she described it to Abigail Adams, “The Squabble of the Sea Nymphs” was about a “squabble among the celestials of the sea arising from a scar city of nectar and ambrosia.” By the poem’s final scene, the nymphs who resisted drinking from the tea-filled ocean had created triumphant confusion around Neponsit Hill, where Hutchinson’s country mansion was located. Mercy did more than write propaganda on behalf of revolution. After the Battle of Bunker Hill in June 1775, when James became president of the Provincial Congress and paymaster general of the Continental Army, she shuttled the 35 miles between Plymouth and the Massachusetts government head the goad it provided to those intent on strengthening the central government.

In the ensuing debates that led to the adoption of the Constitution, Mercy and James Warren were firm Anti-federalists who favored states’ rights and feared that the voice of the people would be stifled by a strong central government. Ultimately that stance alienated Mercy from her old friend and supporter John Adams and made the Warrens political outcasts in staunchly Federalist New England. Mercy consequently wrote Observations on the New Constitution, urging the addition of a “bill of rights to guard against the dangerous encroachments of power.” Among the rights she believed inadequately protected were freedom of speech, freedom of the press and trial by jury in civil suits. She also supported time limits on public office. By-lined “The Columbia Patriot, Sic Transit Gloria,” the tract was so enthusiastically received by the Anti-federalists of Massachusetts that they distributed 1,600 copies to several states in early 1788. By April 2, it had been reprinted in the influential New York Journal and other newspapers.

One of those most curious about the treatise’s authorship was Mercy’s Federalist brother, Samuel Allyne Otis, then the newly elected secretary of the U.S. Senate. “I have heard in the circles here you, or Sister W. [Mercy] have written the ‘Columbian Patriot.’ I suspect you,” he wrote to James. Over time, the treatise was attributed to Elbridge Gerry, the Massachusetts Anti-federalist who refused to sign the Constitution because it lacked a bill of rights. Mercy was finally revealed as the Columbia Patriot 140 years later when her descendant and legal scholar Charles Warren discovered the truth as he read through her correspondence to the radical British historian Catharine Macaulay.


Mercy Otis Warren

Mercy Otis Warren
Patron Saint of the Revolutionary Period
1728 – 1814 A.D.

One of the really great leaders of thought at the outbreak of the Revolution, and indeed, for many years leading up to the crisis, was Mercy Otis Warren, a Massachusetts woman whose devotion to the cause of independence was to make her one of the most noted women of her day. So sheltered were the home lives of the women of that period that we know little of her girlhood except that she was the third child of Colonel James Otis of Barnstable and was born Sept. 25, 1728.

The girlhood of Mercy Otis was passed in the usual round of household duties that would fall naturally to the eldest daughter in a well-to-do and well-ordered New England household. She received little education in school but had a chance to pursue her studies under the direction of Rev. Jonathan Russell, from whose library she read widely and wisely, and as she was naturally of a studious habit her mind was well trained in the matter of general literature and the classics. Especially did the girl turn to history, and early in her reading she became an ardent advocate of the rights of the common people. In later years, her brother James, himself a man of rare scholarship, took great interest in her studies and writings. Reading, drawing, and needlework were said to have been the usual employment of the young woman and almost her sole recreation.

The closest friend of the girlhood days of Mercy Otis was Abigail Smith, daughter of Rev. William Smith, who was afterward married to John Adams, a young lawyer of Boston, already beginning to take an active part in Colonial politics. In 1754 Mercy Otis was married to James Warren, a prosperous merchant of Plymouth, who appears to have been a sensible, strong-minded man of great patriotism and in thorough sympathy with the literary tastes of his wife. Consequently the new cares and duties thrust upon her in no wise impaired that devotion to literature that characterised [sic] her whole life.

Mrs. Warren was a zealous patriot, as was to be expected from a sister of James Otis, who was for years the leader of the cause in New England, and the hospitable Warren home was always open to the friends of America. It was a day of letter writing. Daily newspapers were unknown and there were few weeklies. Consequently people wrote to one another upon any and all occasions. Mercy Warren and her friend Abigail Adams, after the marriage of the latter, which took her to Braintree to live, wrote back and forth continually, giving the news and opinions of the day, especially upon such political questions as affected the Colonies. From this, there sprang up a correspondence between Mrs. Warren and some of the most noted men of the day. Samuel Adams, John Adams, Thomas Jefferson, and Elbridge Gerry were among those taking part.

Mrs. Warren wrote several dramatic and satirical poems against the royalists, which, with two tragedies, were included in a volume of Poems, Dramatic and Miscellaneous, published in 1790. She carried on a long correspondence with John Adams, beginning before the Revolution and continuing during the period of his residence abroad, which the Massachusetts Historical Society had published in 1878. During the Revolutionary War, she kept a diary of all the principal events, and in 1805 published A History of the Rise, Progress, and Termination of the American Revolution, Interspersed with Biographical, Political, and Moral Observations. At this distance, Mistress Warren’s poems, and indeed all that she wrote, is rather tedious reading. She was scholarly, terribly in earnest, and intensely patriotic, but lacked perspective. In all her characterisations [sic] there was no gleam of humour [sic], no softening of the possible motives of a royalist, or any question as to the limpid purity of a patriot character. Her history, while of great value to the historian, was written in a tone of too strong a partisanship and too soon after the end of the struggle to have given a fair record of either motives or events.

Her husband and John Adams looked upon Mrs. Warren as almost the Peter the Hermit of a new Crusade. They urged her to write, circulated her letters, suggested themes for pamphlets, satirical plays and poems and it is said the Committee of Correspondence was based upon the letters that passed between Mrs. Warren and Mrs. Adams. It must be remembered that the patriots of 1776 were in no mood for mincing matters. There were to them no lights and shades in the contest, and consequently the pamphlets and satires always presented the patriots white-winged and triumphant, and British or Tory black, beaten, and bloody.

Mrs. Warren died in 1814, in the eighty-seventh year of her age, in full possession of all her mental faculties, loved and reverenced by her relatives and friends to a degree that gave the highest evidence of the warmth and affection of her nature as well as her high Christian character, which mere written words might not have done.

The Daughters of the American Revolution of Springfield, Mass., have named their organisation [sic] “The Mercy Warren, Chapter,” conferring an honour [sic] no less upon themselves than upon their gifted “patron saint.”


En este día en la historia -September 14, 1728

On this day in history, September 14, 1728, Mercy Otis Warren ha nacido. Mercy would be an important writer during the Revolution and an adviser to numerous political leaders of the time. She would also be the first woman to publish in the United States and would write one of the early histories of the American Revolution.

Mercy Otis was born in West Barnstable, Massachusetts in 1728, the third child in a family of 12 children. Her father, James Otis, Sr. was an influential lawyer and attorney general of Massachusetts. Otis, Sr. was a staunch anti-British patriot from early on and Mercy learned many of her political views from him as a child. Even though she had no formal education, Mercy was tutored by a local minister with her older brother James (who would become a leader of the patriot movement). She became extremely well read and knowledgeable about politics for a woman of her time.

Mercy Otis Warren by John Singleton Copley

Mercy married James Warren in 1754 and went to live with his family in Plymouth. James would eventually be elected to the Massachusetts House of Representatives, where he would become the Speaker of the House. After the Revolution began, James was elected the president of the Massachusetts Provincial Congress and served as a paymaster to the Continental Army.

Having a father who was a formal attorney general, a brother (James) who earned the nickname "Father of the American Revolution," and a husband at the head of the rebel congress, Mercy was immersed in the politics of the day. She was close friends with and a writing correspondent with such people as Sam Adams, John Adams, Abigail Adams, John Hancock, George Washington, Patrick Henry and Thomas Jefferson. James and Mercy often hosted meetings of the rebel political leaders in their home. The Massachusetts Committee of Correspondence, which Samuel Adams said was the most important thing that took place to get the colonies working together, was formed in the Warren's living room.

History of the Rise, Progress and Termination of the American Revolution by Mercy Otis Warren

Mercy used her extensive knowledge of history and politics to become an influential writer in her own right. She published several plays before and during the war that satirized and criticized British rule and policies, although never under her own name, which would have been unusual for a woman of the time. In 1788, she published Observations on the New Constitution, which was critical of the new constitution and called for a bill of rights. Some believe this writing was instrumental in the creation and adoption of the Bill of Rights into the Constitution.

In 1790, Mercy published her first work to be published in her own name, Poems, Dramatic and Miscellaneous, which contained 18 poems and 2 plays designed to educate about the virtues necessary for the new nation to succeed. In 1805, she published her most substantial work, the 3 volume History of the Rise, Progress and Termination of the American Revolution, one of the first histories of the Revolution to be published and the only one of that era to be published by a woman. Mercy Otis Warren passed away on October 19, 1814 at 86 and is buried at Burial Hill in Plymouth, Massachusetts.


History of the Rise, Progress, and Termination of the American Revolution 2 vols

Mercy Otis Warren has been described as perhaps the most formidable female intellectual in eighteenth-century America. This work (in the first new edition since 1805) is an exciting and comprehensive study of the events of the American Revolution, from the Stamp Act Crisis of 1765 through the ratification of the Constitution in 1788-1789. Steeped in the classical, republican tradition, Warren was a strong proponent of the American Revolution. She was also suspicious of the newly emerging commercial republic of the 1780s and hostile to the Constitution from an Anti-Federalist perspective, a position that gave her history some notoriety.

History of the Rise, Progress, and Termination of the American Revolution interspersed with Biographical, Political and Moral Observations, in Two Volumes, Foreword by Lester H. Cohen (Indianapolis: Liberty Fund 1994).

The copyright to this edition, in both print and electronic forms, is held by Liberty Fund, Inc.


About the Mercy Otis Warren Woman of the Year Award

The Award was first awarded to historian Marion Vuilleumier in 2002. Past recipients have included: Jean Gardner (2003), Eugenia Fortes (2004), Felicia Penn (2005), Bonnie Snow (2006), Lynne Poyant (2007), Josephine Ives (2008), Mary LeClair (2009), Gloria Rudman (2010), Susan French (2011), Judy Walden Scarafile (2012), Dorothy Savarese (2013), Mary Lou Petitt (2014), Michelle DeSilva (2015), Ann Williams (2016), Dolores DeLuz in (2017), Nancy Viall Shoemaker (2018), and Juliet Bernstein in 2019.


After copying the class-created statement in their journals, students will then make a reflection about this activity. Students will write about what they learned when they took the time to reflect, analyze, and discuss what they saw in the statue that they observed. This activity is a called a quick-write. Students have about three minutes to brainstorm and five minutes to write. When the time is up, the teacher can either grade the journals quickly with either a check plus, check, or check minus grade. Or the teacher can collect the journals and grade them later. The key is to get the reflections graded quickly so that the students receive quick feedback.

Background information about these landmarks: The statue of James Otis, who was a recognized Revolutionary War patriot, was created by David Lewis of Osterville. It was erected on July 4, 1991. Soon a committee was later formed to fundraise for a statue of Mercy Otis Warren. It was also commissioned from sculptor David Lewis. The effort to erect a statue of Mercy Otis Warren was successful, and the statue was erected in the village of Barnstable, in the town of Barnstable on the Barnstable Superior Courthouse lawn. It was dedicated on July 4, 2001.

Further Information about the James Otis Jr. and his statue:

James Otis, Jr. was a lawyer, a member of the Massachusetts Provincial Assembly, and an early advocate for separation from the British Crown. His views on taxation led to the American Revolution. His assertion that "Taxation without representation is tyranny" became a rallying cry for the Patriot movement in America.

A 7' high bronze statue of James Otis, Jr. stands on a granite base placed on a brick platform. Otis is wearing a long frock coat, vest and shirt with ruffled collar and sleeves. He is wearing a curled wig and gesturing by holding his right hand aloft, as if making a point during a speech. He is holding a scroll in his left hand. The statue was created by David Lewis and dedicated on July 4, 1991.

The north face of the base is inscribed:

JAMES OTIS JR.
THE PATRIOT
WEST BARNSTABLE
1725 - 1783

ADVOCATE - ORATOR - STATESMAN

PRESIDENT JOHN ADAMS SAID IN PART
OF OTIS'S FAMOUS WRITS OF ASSISTANCE
SPEECH IN BOSTON FEBRUARY 1761
"AMERICAN INDEPENDENCE WAS THEN AND THERE BORN"

Further Information about Mercy Otis Warren and her statue:

Mercy Otis Warren was a poet, playwright, historian, political writer, and advocate for the American Revolution. She was born in Barnstable, MA in 1728, married James Warren, moved to Plymouth, MA and had five sons. Leading up to the American Revolution, she had correspondence with Abigail Adams, Martha Washington, Hannah Winthrop, Samuel Adams, John Hancock, Patrick Henry, Thomas Jefferson, George Washington and John Adams, who became her literary mentor. With her writings, she became the poet and a historian of the Revolutionary era. Her works were published anonymously until 1790. She wrote several plays. The Adulator (1772) was directed against Governor Thomas Hutchinson of Massachusetts and foretold the American Revolutionary War.

A 7' high bronze statue of Mercy Otis Warren stands on a granite pedestal. She is dressed in a long period gown with large ruffles on the sleeves. In her raise right hand she is holding a book. In her left hand she is holding a quill. The statue was created by David Lewis and erected in 2001 by the Mercy Otis Warren Memorial Committee.

The front side of the pedestal is inscribed:

BORN W. BARNSTABLE
1728 - 1814

CHAMPION OF THE BILL OF RIGHTS
PLAYWRIGHT - POET - HISTORIAN
PATRIOT


Ver el vídeo: Women of the American Revolution: Mercy Otis Warren (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Tzuriel

    Qué ciencia.

  2. Rudo

    Creo que admites el error. Nosotros lo consideraremos.

  3. Jaivyn

    In my very interesting topic. Hablemos contigo en el PM.

  4. Jannes

    ¿Qué clase de pensamiento abstracto

  5. Korbin

    Maravillosa frase y tiempo



Escribe un mensaje